Patriarcado social media

Mi resentimiento con los hombres no sólo es por la tonelada de privilegios que ellos tienen y que yo nunca tendré. Es también por todo el tiempo que me han hecho perder por estar preocupada de cómo tener romances con ellos.

Es cierto que son hermosos, que es para derretirse cuando derrochan seguridad y te agarran del brazo para llevarte a algún plan que ni te imaginas.

Pero creo que les he destinado demasiado tiempo de mi valioso cerebro.

Típico que una se entera de tantos músicos, escritores, científicos, que todavía van en el colegio y están haciendo cosas asombrosas: Rimbaud desde los 12 escribiendo poemas espléndidos, Alan Turing convirtiéndose en un experto de la criptografía a los 15, Jarvis Cocker fundando Pulp a los 15 también. Yo a esa edad estaba preocupada de gustarle a un cabro que su banda favorita era Incubus ¡Incubus po!

Lo peor es que hay mujeres adultas que siguen en la misma: dedicadas a gustarle a los hombres ya sea desde la idea mujer buscando pololo o mujer “liberada” cuya vida está centrada en acumular hombres. Esta triste realidad no sería posible sin la complicidad de las tecnologías de Internet que hacen que vivamos para eso: para ser mina en Instagram, para ser unas sicópatas de Facebook, para dedicarle horas al Tinder.

Qué deprimente.

Como si no hubiera nada mejor que hacer.

La vertiente de las tecnologías que más me interesa es cómo su construcción técnica es capaz de determinar nuestro imaginario personal y social. Cada vez es más difícil distinguir los límites entre mente y máquina, entre cuerpo y máquina. Me aparece una alerta en el teléfono avisando que tengo que acostarme con el tipo que la empresa Tinder me sugirió y el filtro que inventó un técnico de la empresa Instagram se superpone a mi fotografía y devengo en un ser aceptable para los circuitos virtuales.

En el Manifiesto Cyborg, Donna Haraway propuso la posibilidad de la tecnología como un argumento para el placer en la confusión de los límites, una posibilidad post-género de identidades cyborg parciales y contradictorias en su relación con las máquinas. Esto definitivamente no ha ocurrido. Las relaciones de poder están intactas. Las estructuras patriarcales como la familia, la acumulación y la mujer como vasija para la reproducción siguen sólidas. La ideología liberal goza de buena salud en gran parte gracias a las tecnologías de Internet que mediatizan nuestras relaciones al máximo, nos segregan de tal forma que las diferencias se hacen invisibles y nos moldean como seres productivos a diario según las ideas que estas empresas tienen de cómo tiene que ser un humano.

¿Qué nos ofrecen las tecnologías de Internet a las mujeres? Pura banalidad.

One thought on “Patriarcado social media”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *